Ruta de 4 días por Navarra

Navarra no será una de las comunidades españolas más grandes, pero después de haberla conocido (era la última que me faltaba) puedo decir que es una de las más variadas. En apenas 4 días he tenido naturaleza tanto desértica como frondosa, pueblos y ciudad, lluvia y sol, tranquilidad y jolgorio…. Y todo esto acompañado de una deliciosa gastronomía. Por eso os propongo Navarra como destino cercano ideal para pasar un puente, un fin de semana largo o unas breves vacaciones que disfrutaréis mucho.

Mi ruta fue de 4 días en pleno otoño, una época estupenda en la que los colores de la estación han multiplicado la belleza del entorno, pero se puede adaptar a 3 y ampliar todo lo que se quiera. No os quedaréis sin cosas que hacer.

Día 1: Bárdenas Reales y Olite

Salimos de Madrid por la mañana y después de unas tres horas y media llegamos a las Bárdenas Reales, un parque nacional (gratuito) no de los más conocidos pero que merece muchísimo una visita, de hecho hay quien lo compara con los paisajes de Utah, en pleno oeste americano. Salvando las distancias, puedo decir que el parque es espectacular. Se puede acceder 24h con tu propio coche y siguiendo una ruta casi circular puedes ir parando por los distintos puntos de interés, donde destacan el Rincón de las Rallas, Bandoleros, el Mirador de Juan Obispo, los Blanquizales de Pisquerra, el Cabezo de las Cortinillas y sobre todo Castildetierra. Si os gusta viajar con bici, es además un lugar estupendo para hacerla rodar.

Después de un picnic en ese paisaje desértico, pusimos rumbo a Olite, a unos 50 km de distancia. Este pueblo es famoso por su aspecto medieval y por albergar un bien restaurado castillo que no dudamos en visitar. El horario de aprtura es de 10:00 a 18:00 de lunes a viernes y hasta las 19:00 sábados y domingos, y el precio, 3.5€. Se tarda el recorrer alrededor de una hora. Si bien es cierto que el interior no dice mucho porque está completamente diáfano, es un deleite poder subir a todas las torres.

Una vez terminada la visita, casi a la hora del cierre, dimos un paseo por el pueblo, tomamos un café calentito en un bar y descansamos un rato en nuestra fantástica habitación del Hotel Ducay, un alojamiento que sin duda recomiendo por localización y precio. Como era jueves y no había mucho ambiente en el pueblo, cenamos en el mismo restaurante del hotel unos platos combinados por 38€ incluyendo bebidas y postre.

Día 2: Llegamos al Valle del Baztán

Nos despertamos sin prisa, compramos unos bollos artesanos en una pastelería del pueblo y recorrimos los 80 kilómetros que separaban Olite de Almandoz, el primer pueblo que visitamos en el Valle del Baztán. Ya unos kilómetros antes, el paisaje cambió completamente: el cielo estaba nublado y circulábamos entre pequeñas montañas salpicadas de árboles en todas las tonalidades otoñales.

Dimos un pequeño paseo por el pueblo, que estaba literalmente vacío y después nos dirigimos a la localidad vecina llamada Ziga, donde el panorama seguía siendo tan solitario como bucólico. Continuamos por la carretera NA-2540 parando en el Mirador del Baztán y finalmente llegamos a Elizondo, la ciudad más importante del valle y donde haríamos noche. Comimos un menú del día casero, abundante y buenísimo en el restaurante Beti Jai por sólo 11€ cada uno mientas fuera diluviaba, único momento del viaje en el que lo hizo.

Después de comer, paseamos por la localidad donde se desarrollan la mayoría de los hechos de la Trilogía del Baztán, una serie de libros de intriga de Dolores Redondo que han supuesto un boom turístico para la zona en los últimos años. Por la tarde, probamos en la pastelería Malkorra un famoso dulce navarro que tiene una importancia capital en el primer libro de la saga, el txantigorri y después descansamos un rato en el hotel (Hotel Elizondo) hasta el final de la tarde, cuando dimos otro paseo nocturno antes de cenar en el Bar Sobrino. Nuestra intención era hacerlo en el Bar Juli pero, a pesar de que el pueblo parecía casi desierto, estaba lleno, pero igualmente cenamos bastante bien a buen precio (28,90€ por dos tapas, hamburguesa, ensalada, tarta de queso para compartir y bebidas).

Día 3: Norte del Valle y tapas por Pamplona

Desayunamos bastante bien en el mismo hotel (estaba incluido en el precio) y antes de marcharnos de Elizondo pasamos por el cementerio. Ya he comentado en otras ocasiones que me gusta el turismo necrológico y no podía dejar pasar la ocasión de visitar este pequeño enclave en un entorno tan, digamos, apropiado. Además también aparece en las películas de la saga de Dolores Redondo.

A pocos kilómetros, hicimos una breve parada en el pueblo de Arrizkun y después en Erratzu. Allí aparcamos el coche y como el tiempo acompañaba, decidimos hacer la ruta de algo menos de 8km hasta la Cascada de Xorroxín, un paseo fácil y agradable entre prados.

Una vez de vuelta en Erratzu, continuamos por carretera hasta el pueblo de Maya, al que dedicamos otro ratito y para acabar la mañana llegamos a Zugarramurdi, el pueblo que posiblemente relacionéis con brujas y que se hizo muy popular gracias a la película de Álex de la Iglesia. Nuestra intención era visitar el Museo de las Brujas y las cuevas, pero nos encontramos el primero cerrado (lo hace de 14:00 a 16:00), así que fuimos directamente las cuevas. Estuvimos ahí alrededor de una hora y después buscamos sitio para comer y hacer tiempo, pero los restaurantes del pueblo parecen ir con horario francés y los que tenían sitio ya tenían las cocinas cerradas, así que por no perder más tiempo decidimos ir a un supermercado cercano, comer algo rápido e ir adelante con la siguiente visita: las Cuevas de Urdax, que tampoco empiezan con el horario de tarde hasta las 16:15. Son visitas guiadas cada hora, con aforo limitado…. Pero cómo no sabía exactamente a qué hora íbamos a llegar, no reservé por internet y cuando llegamos no quedaban entradas ya para la última visita de día. Una pena.

Un poco desilusionados con este panorama, dejamos el Baztán y llegamos a Pamplona. Tras hacer el check-in en el hotel (Hostal Abodi), nos fuimos al centro y ahogamos las penas en tapas. Nos encantó el sencillo pintxo «moscovita» del la Hostería del Temple, las tapas con sabor a mar del Gaucho, el BoomVeja y el ceviche de la innovadora cocina de Baserriberri, y las tostas y torrija caramelizada de La Mandarra de Ramos.

Día 4: Pamplona

Dedicamos la mañana a recorrer los puntos más destacados de Pamplona en medio de un frío importante y un ambiente festivo estupendo cortesía de las aficiones del Osasuna y la Real Sociedad, que se enfrentaban en el Reino de Navarra aquella tarde. Hicimos el recorrido de los San Fermines, desde la cuesta de Santo Domingo a la Plaza de Toros, pasando por la Plaza del Ayuntamiento y por las míticas calles Estafeta y Mercaderes.

Después, seguimos con el tapeo: tortillas épicas en Iruñazarra, «Capricho de Escombro» y «Frito de gambas» en Bodegón Sarría y repetimos en Gaucho con pinchos esta vez de carne: Crocanti de morcilla y foie y carrillera confitada con ciruelas, para terminar con una buena tarta de queso.

Pasamos por la Plaza del Castillo y justo cuando llegaba la hora de irnos, el tiempo se ponía feo, así que muy satisfechos con lo visto y vivido, regresamos a Madrid hasta la siguiente, que ojalá sea en San Fermines, un acontecimiento que desde pequeña he querido vivir.

Como veis, hemos tenido de todo y hemos disfrutado mucho. La ruta se puede adaptar a tres días perfectamente (sobre todo en verano y primavera con más horas de luz) haciendo Bárdenas, Olite, Almandoz y Ziga en un día, con noche en Elizondo, recorriendo el resto del pueblos al norte del valle en el segundo y terminando en Pamplona para dedicar el último día a la capital. Si por el contrario disponéis de más días, no dudéis en visitar la Selva de Irati, que en en otoño debe de estar espectacular, el Nacedero de río Urederra, el Castillo de Javier, el Monasterio de Leyre, el Valle de Roncal e incluso hacer una pequeña incursión a Francia para ver pueblos pintorescos como Ainhoa o Sant Jean de Pied de Port.

Presupuesto:

Para que os hagáis una idea del gasto, os dejo el presupuesto:

Hoteles: 158,70€ (tres noches)

Comida: 201€ (sólo en la comida y cena de tapas por Pamplona nos gastamos 96,10€)

Gasolina: Unos 73€ de diesel, (repostando a 1,35€/ litro aprox)

Entradas: 16€ (Castillo de Olite y Cuevas de Zugarramurdi, nos faltó visitas el museo de las brujas y la cueva de Urdax, que hubiesen sido 18€ más al total)

Total: 448€ dos personas (224€/ persona)


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.