Qué comer en Marruecos

Siempre lo digo: Marruecos es como viajar a un mundo completamente distinto a tan sólo dos horas de avión y esa diferencia y cercanía al mismo tiempo quedan reflejadas en su gastronomía. Son sabores familiares y extraños al mismo tiempo, un guiso de tu abuela con un toque de cocinero loco y vanguardista donde las especias juegan un papel clave.

Recomiendo probar todo sin dudas ni miramientos. Son alimentos naturales y de calidad. Comí pollo y cordero que sabían a pollo y a cordero, pescado fresco riquísimo en Essaouira y muchas verduras y legumbres. Los riads suelen incluir un buen desayuno compuesto por zumos , panes y bollitos recién horneados… dependiendo de la cateogoría, puede ser espectacular.

Así pues, estos son los 10 platos que hay que probar en Marruecos sí o sí. ¿Me acompañáis en este viaje?

Pastela

Empezamos con una opción bastante curiosa que aglutina todo lo que he dicho anteriormente. Se trata de una masa crujiente de hojaldre rellena de pollo, cebolla caramelizada y almendras… y se espolvorea con canela y azúcar glas. Lo dulce y lo salado, las especias, las texturas…. ¡Diferente y familiar a la vez!

Se suele tomar como entrantey también la podéis encontrar con el nombre de pastilla o bastilla.

Zaalouk

Otro de los productos típicos en Marruecos es la berenjena y en este caso la emplean junto con tomates cocidos y aceitunas para elaborar el zaalouk, una típica ensalada que más que eso parece un pisto manchego o una guarnición a la que dan toque especial añadiendo comino y tabasco.

Una curiosidad es que la palabra zaalouk significa “caviar de berenjena”.

Cous Cous

Quizá el plato más famoso de la gastronomía marroquí. Es sémola de trigo cocida y acompañada de carne, verduras o ambas y que se sirve caliente en un recipiente de barro.

Una de las recetas más habituales es la de pollo y ciruela. Aquí tenemos el contraste dulce y salado de nuevo, pero las posibilidades son infinitas y os animo a elegir aquella que os atraiga más y, si sois atrevidos, a optar por las más originales.

Pescado

Puede que, como a mí al principio, os pueda parecer extraño leer que Marruecos tiene un pescado excelente. No sé por qué pero choca… y no debería con esa extensa costa atlántica donde obtienen un producto fresquísimo y de calidad.

Lo pude comprobar en mi vista a la ciudad costera de Essaouira: Sardinas a la plancha, langostas, gambas…. ¡No os lo perdáis!

Pinchos de carne

¿De dónde viene si no el pincho moruno? En Marruecos les encanta la carne a la brasa y como comer cerdo no está permitido en la cultura musulmana, las opciones son pollo, ternera, cordero y hasta cabra. Con comino y otras especias consiguen un platazo sencillo, internacionalmente conocido y apto para todos los comensales, incluso para los más remilgados.

Tajine

El otro plato principal del país junto con el cous cous. De hecho, la forma de cocción es la misma,  a fuego lento y en ese recipiente de barro para conservar el calor que precisamente se llama tajine. De esta forma, sale un guiso delicioso a base de carne, legumbres , verduras o frutos secos… Como con el cous cous, la variedad es infinita. Yo me quedo con el de cordero.

Una curiosidad sobre este recipiente es que hay que prepararlo adecuadamente antes de usarlo por primera vez. Esto consiste en dejarlo una noche en agua, secarlo muy bien al día siguiente, untarlo con aceite y cocerlo en el horno a 150º durante una una hora y media. Después, hay que dejar que se enfríe y ya estaría listo para usar.

Zumos naturales

En Marruecos la fruta está riquísima y por lo general es más barata que aquí. El caso más significativo es es del aguacate… En España fácilmente te los puedes encontrar a 4-5€/ kilo pero allí solo cuesta unos céntimos la unidad.

Fue pecisamente en Marruecos donde descubrí el batido de agucate con leche, o con naranja o, sin duda mi favorito, de aguacate con dátil. Maravilloso.

Otro de lo más peculiar es el de granada… alrededor de 1€ en la plaza Jmaa El Fna de Marrakkech.

Harira

Reconfortante a más no poder. Puede que la gente no entienda a quién le va a apatecer una contundente sopa con el cálido clima marroquí, pero eso será porque no ha estado en una terracita en otoño-invierno o no ha pasado la noche en el desierto.

Esta famosísima sopa espesa lleva carne de cordero, ternera o pollo, lentejas, garbanzos, tomate, cilantro, pimienta y jengibre.

Té moruno

Pasamos directamente a un básico de marroquí: El té de hierbabuena o menta. En Marruecos es como el mate en Argentina. Además de té verde y hojas de la hierba en cuestión, le añaden una cantidad ingente de azúcar que hace que hasta los menos “teteros” se vuelvan adictos.

Además, del delicioso sabor, resulta curioso ver como casi lo escancian desde la tetera plateada para servirlo en pequeños y coloridos vasos de cristal que os tenéis que llevar de souvenir sí o sí.

Dulces Árabes

Crujientes y rellenos de frutos secos, regados con miel, de mazapán… Mucha variedad y todos deliciosos e ideales para combinarnos con un té.

Uno de los más populares es el cuerno de gacela o Kaab el Ghazal : una masa de almendras, agua de azahar y yemas de huevo a la que se da forma de cuerno.

Mis favoritos son cualquier que lleven miel y pistachos.

 

Y dicho todo esto…. ¡A disfrutar!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.