Un día entre elefantes en Tailandia

Hay quien tiene fobia a las serpientes y gente que no puede ver las arañas. A algunos le dan miedo los perros y otros no confían en los gatos, pero me gustaría saber si hay alguien en el mundo a quien no le gusten los elefantes. No lo creo. Estos imponentes gigantes hacen las delicias de cualquiera que se acerque a ellos y nosotros, durante nuestro viaje a Tailandia, no quisimos perder la oportunidad de vivirlo en nuestras propias carnes. Pero hay formas y formas; yo os cuento la más adecuada.

Nuestro gran amigo en Woody Elephant Training
Nuestro gran amigo en Woody Elephant Training

Qué no hacer

No es extraño que hayáis oído alguna de las espeluznantes historias sobre el maltrato que sufren los elefantes en algunos puntos del sudeste asiático. Hacer exclusivamente un trekking en silla por la selva es prácticamente contribuir a su explotación. Los animales se pasan el  día transportando turistas sin que se tenga en cuenta su estado, y las condiciones de mantenimiento, por no hablar del trato proporcionado, están lejos de ser consideradas aceptables en la inmensa mayoría de los casos.

Lo mismo ocurre con los shows. Sus cuidadores emplean técnicas centenarias que en el pasado servían para adiestrarlos para la guerra, una práctica que se denomina “Pajaan” y que significa literalmente “romper el alma”. Esa es su forma de someterlos, de volverlos mansos. El problema es que aunque los métodos son crueles, en ocasiones es tanto su arraigo y tradición que no conciben hacerlo de otra manera;  es algo casi normalizado en su sociedad, lo que no quita que sean unas prácticas atroces y a las que no debemos contribuir.

Qué hacer

El negocio de los elefantes es una pieza clave en el sector turístico tailandés, pero afortunadamente hay quien ha sabido explotarlo respetando al animal. Al norte de Tailandia, sobre todo en la provincia de Chiang Mai, hay varias granjas que se dedican al cuidado y la conservación de estos paquidermos. Se trata de enormes recintos abiertos en los que los elefantes campan a sus anchas prácticamente en libertad y donde es el turista quien se pone al servicio del animal y no al revés.

Elephant Nature Park, Patara Elephant Farm, Baang Chang Elephant Park y Woody Elephant Training son las opciones más recomendables dentro de la provincia de Chiang Mai. Se dice que el primero es el más real, ya que se hace cargo de los elefantes abandonados que ya no sirven para el negocio del entretenimiento.

Nuestra experiencia

Conseguir plaza en Elephant Nature Park es bastante difícil si no se hace con mucha antelación. Nosotros, a pesar de hacer la reserva varios meses antes, tuvimos que escoger otra y nos decidimos por Woody Elephat Farm. En su web, anuncian cursos de 1, 2 y 3 días. En un principio reservamos  para uno, pero finalmente por falta de tiempo escogimos la opción de medio día que sí existe a pesar de no aparecer en la web.

Los elefantes en semi libertad
Los elefantes campando a sus anchas

Mandamos un mail con nuestra petición el día seleccionado indicando nuestro hotel para la recogida y nos lo confirmaron con un escueto “Ok. Confirmed”, una manera que puede parecer muy informal pero que garantizamos como válida.

Lo cierto es que organizativamente son un poco desastres y de hecho, hubo una confusión con el cambio de tipo de curso y nos recogieron en el hotel más tarde de lo previsto por nosotros. No obstante, su capacidad reacción fue buena y a los 10 minutos nos pasó a recoger un coche privado para comenzar la actividad lo antes posible. Resultó que este error fue lo mejor que nos pudo pasar. El resto del grupo ya había comenzado y nosotros pudimos hacer toda la actividad SOLOS, con nuestro elefante y dos guías muy amables. Una gozada.

Nada más llegar al recinto, se disculparon por el malentendido, nos dieron ropa para cambiarnos y nos presentaron a Mae, nuestra nueva amiga. No os podéis imaginar la impresión que da tener a ese enorme animal delante.

Comenzamos a acariciar su dura y gruesa piel, y sus cuidadores (mahouts) nos pasaron cañas para ir dándole de comer mientras nos enseñaban las palabras básicas para interactuar con ella hasta que llegó la hora del paseo. El elefante dobló su pierna a modo de escalera y nosotros fuimos escalando temerosos por si le hacíamos daño. El guía insistía en que no nos preocupáramos porque tenía la piel muy gruesa. ¡Y arriba!

woody_elephant_chiang_mai
Montar directamente sobre el lomo del elefante es algo dificil de explicar

Es una absoluta maravilla ir subida directamente sobre su espalda, sentir sus movimientos lentos y sus pasos firmes. Una sensación indescriptible, aunque el animal a veces aceleraba el paso y teníamos que decirle “bao bao” para que fuera más despacio.

Bajamos una cuesta y nos cruzamos con el grupo que ya volvía del río. El guía nos indicó que íbamos a cambiar de elefante porque el nuestro no se mostraba del todo receptivo. Nos gustó mucho que tuvieran en cuenta el estado anímico del animal así que cambiamos por otro simpático gigante que estaba encantado de volver al río.

En un principio teníamos nuestras reservas para meternos en esas turbias aguas… o al menos eso era lo que habíamos hablado siempre, pero lo cierto es que una vez allí no dudamos ni un solo segundo en acompañar a nuestro elefante en su baño y la realidad es que el agua era muy corriente y no tenía ni tan siquiera una mísera paja.

Se baño él y nos baño a nosotros
Se baño él y nos baño a nosotros

Comenzamos a cepillar a nuestro amigo con fuerza. Él se tumbó y se dejaba hacer, de vez en cuando se daba la vuelta y escupía agua por la trompa. Tenemos unas fotos preciosas tanto de esos instantes como de todo el recorrido porque los guías te hacen con tu propia cámara tantas como quieras y nosotros, al tener dos en exclusiva, pudimos tener muchísimas imágenes para enmarcar.

La hora del baño terminó y volvimos al campamento, pero esta vez cambiamos nuestra posición sobre el elefante. La subida fue más dura porque había que agarrarse con fuerza cuesta arriba, pero cuado bajamos de su lomo le quitaron automáticamente la cuerda que le habían puesto para que se agarrara el que fuera sobre su espalda, algo que nos gustó mucho también. Jugamos algo más con él y nos echamos unas últimas fotos antes de despedirnos.

Beso de agradecimiento a nuestro grandullón
Beso de agradecimiento a nuestro grandullón

Teníamos a nuestra disposición duchas privadas, por lo que es conveniente llevar toalla, chanclas y ropa de cambio.

Para terminar, nos ofrecieron una comida casera que venía incluida con la entrada y que consistía en ensalada, tortilla, massaman curry, arroz y fruta. Le pedimos a uno de los guías que se sentara con nosotros y estuvimos hablando un rato más sobre el cuidado de estos fantásticos animales.

Les agradecimos infinitamente su atención y pagamos los 1800 THB por persona (unos 50€)  con una colaboración extra para la granja. Antes de marcharnos, nos ofrecieron ver a la cría de elefante qué si se encontraba dentro de un recinto junto a sus padres. Una monada.

El pequeño de la casa, la cría de Woody Elephant Training
El pequeño de la casa, la cría de Woody Elephant Training

Nuestra mañana en Woody Elephant Training había sido una experiencia inolvidable. Impagable. La sensación que nos llevamos de aquel lugar es que verdaderamente se preocupan por el estado de los animales, y éstos tienen un inmenso paraje a su disposición para recorrerlo a su gusto.

Sin duda, es algo que todo el mundo debería realizar durante su viaje a Tailandia pero siempre teniendo en mente todos los peros y mirando mucho el lugar en el que se va a llevar a cabo. Nosotros no pudimos marcharnos más satisfechos, nuestras caras lo dejan claro tanto en las fotos como en este video que os dejo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.